Carácter propio

El Colegio “Santa Teresa” de Pont d’ Inca - Mallorca -, es un centro privado concertado, que las Hermanas Dominicas de la Presentación tenemos en propiedad desde el año 1.903. Nuestra Congregación tiene también su titularidad.

En el ámbito de una sociedad pluralista y amparadas por el derecho que nos confiere la Constitución Española, hemos dado al Colegio su carácter propio. Desde los rasgos específicos de ese carácter, hacemos a la sociedad nuestra propuesta educativa.

Buscamos que la enseñanza impartida tenga calidad y que el trabajo escolar sea asumido por los alumnos con la seriedad y dedicación que exige este aspecto de su formación.

Algunos de esos rasgos los hemos heredado de nuestra fundadora Marie Poussepin, quien en 1.696 fundó la Congregación y estableció una pequeña escuela para niñas en Sainville (Francia). Desde ese momento hasta nuestros días, la tarea educativa es para nosotras, en la amplia geografía del mundo en donde nos encontramos, proceso de formación integral que hace posible la estructuración de la persona y su proyección en la sociedad, según el modelo evangélico.

Asumimos esta tarea educativa en estrecha colaboración con los padres, profesores y demás personas que componen la Comunidad Educativa, con total dedicación y espíritu de sencillez, trabajo y alegría. La acogida cordial a todos cuantos buscan la educación en nuestros centros, sin ningún tipo de discriminación y con atención prioritaria por quienes más lo necesitan, son características que quiso nuestra Fundadora desde los inicios. Son también rasgos de nuestro carisma educativo el trato familiar y cercano, la actitud dialogante, la atención personalizada al alumno y la firmeza.

Estos rasgos y otros, que los cambios culturales y sociales de Mallorca y el mundo nos van señalando como prioritarios en cada momento histórico, configuran el carácter de nuestro Centro. Quedan expresados en los objetivos, líneas de acción y criterios más específicos de nuestra tarea educativa.

Como servicio de interés público, el Colegio se acoge a la financiación del Estado según la modalidad de concierto educativo. De esta manera puede garantizar la gratuidad de la enseñanza y evitar cualquier discriminación por motivos económicos, en los niveles de Educación Infantil, Primaria y Secundaria Obligatoria.


Recibimos de los padres o tutores de nuestros alumnos el encargo de complementar la educación que ellos, como primeros responsables, dan a sus hijos en familia. Eligen libre y conscientemente nuestro Centro y con él, el tipo de formación que quieren para sus hijos.

Nos definimos como Colegio Católico que, con aprecio y respeto por la identidad sociocultural de Mallorca, anuncia en comunión con la Iglesia, la Buena Noticia, es decir, la acción transformadora de Dios en la historia y educa en los valores que Jesús proclamó en su Evangelio.

Nuestra Meta es la formación integral del alumno de acuerdo con una concepción cristiana del hombre, de la vida, del mundo.

Para lograrlo, nos proponemos como objetivos prioritarios:


Al servicio de la persona

Nuestra propuesta educativa pretende que el alumno/a llegue a su plena maduración personal de manera libre y responsable. Con esta intención, en el Colegio procuramos:

 

Arraigada en la sociedad y comprometida con el mundo

La educación que impartimos, enraizada en la cultura de nuestro tiempo, pretende ayudar al alumno/a a integrarse crítica y constructivamente en el mundo globalizado que le ha tocado vivir y a hacerse responsable de crear niveles más altos de humanización, tolerancia, justicia y amor en su entorno social.

Para lograrlo nos proponemos:

Fundamentada en valores cristianos

El anuncio del mensaje cristiano y la práctica habitual de los valores evangélicos en el Colegio, busca crear un ambiente que conduzca al alumno/a a interiorizar e ir estructurando una escala de valores que de sentido y coherencia a su vida.

Para ello procuramos:


Formamos una Comunidad Educativa

El estilo de las relaciones en el Centro es el de ser “Comunidad Educativa”, es decir, el de integrarnos armónicamente, de manera que todos los estamentos asumamos la
acción educativa, desde la función específica de cada uno.

En actitud de diálogo, familiaridad y respeto Entidad Titular, Alumnos, Profesores, Padres, Personal de Servicio y Administración, ponemos los medios para llegar a la integración que supone ser “Comunidad Educativa”.

La fuerza integradora de esta Comunidad es la responsabilidad compartida de proponer y realizar un proyecto educativo común y coherente.

Alumno, es la razón de ser de nuestra Comunidad Educativa

Hacia el desarrollo integral del alumno/a convergen todas las búsquedas, iniciativas y proyectos de cada uno de los estamentos de la Comunidad Educativa:

El principio constructor de nuestra Comunidad Educativa es la participación

La participación coordinada de todos los estamentos de la Comunidad Educativa, es elemento fundamental de su construcción. Los criterios básicos que nos ayudan a situar la participación en el lugar que le corresponde son:

Además del diálogo permanente entre los estamentos de la Comunidad Educativa, son medios de participación por excelencia en el Centro: